Month: May 2018

El lenguaje es la base de toda comunicación entre seres humanos, es por esta razón que a lo largo del tiempo casi siempre ha existido una lengua predominante que pueda ser utilizada como lengua universal, para proveer a todas las naciones  una lengua que por lo general solo las personas educadas hablan. Dicha lengua universal ha servido siempre para ajustar las balanzas de la distancia y las consecuencias de la misma. Esta lengua es una que a su vez proviene siempre de la capital del imperio más fuerte del mundo en cualquier momento como bien sucedió con Grecia –Latín-; Roma –latín-; Francia –Francés -; e Inglaterra – Inglés-; y ahora los Estados Unidos con la misma lengua.

Esto por supuesto se refiere a las lenguas humanas y a las comunicaciones que existen entre nuestra especie. Sin embargo,  este lenguaje proveniente de nuestras lenguas es uno que por lo general se limita a la humanidad, aunque se ha comprobado que este sistema comunicativo no se limita a la clase humana puesto a que los animales también entienden nuestras palabras aunque también es bien sabido que no los pueden reproducir, algo que me parece algo un tanto poético debido a la blanca inocencia que esto representa.

No obstante,  para que los animales entiendan también nuestras lenguas humanas es necesario que estos estén domesticados, una domesticación donde se les introduce a nuestras lenguas desde que estos son pequeños y nuevos en el mundo, de lo contrario –con los animales salvajes-, esta comunicación no es tan amena. Sin embargo, existe otro lenguaje entendido por los animales tan bien como los seres humanos, un lenguaje que muchas veces puede ser sin palabra alguna: este lenguaje es la música.

La música es el lenguaje más antaño del mundo y nuestro primer modo de comunicación ya que previo al lenguaje verbal, los hombres de las cavernas se comunicaban a través de ruidos y sonidos compuestos que otorgaban un cierto mensaje cuya fuente eran emociones. Lo más interesante de este lenguaje es que aquí no existe la mentira, aunque el  mensaje muchas veces no tiene palabras. Tan es cierto que la música no puede portar mentira que es imposible bailar un tono que no sintamos,  un tono que viene acompañado con un mensaje profundo al cual no siempre se es compatible ergo no se puede imitar por medio de baile.

Dentro del mundo musical,  existen varias teorías de algunos teóricos y analistas quienes afirman que no existe buena o mala música sino solamente gustos. Lo que no dicen es que los mensajes que se transmiten si son buenos o malos, un parámetro medible debido a las acciones que resultan como síntoma del mismo. Por eso yo digo y sostengo ferviente que la música clásica es la mejor de todas, puesto a que elevan el espíritu hacia las estrellas,  y el reggaetón, salsa y toda la música tropical es la peor de ellas ya que las pasiones que evocan y el mensaje que dan es totalmente lo contrario.

FUENTE: SoundCloud 

Read more

Hace unos días conocí al dueño de unos laboratorios dedicados a la producción de un sin número de medicamentos. El señor me condujo a su fábrica y me mostró los enormes mecanismos de fabricación de los distintos medicamentos que ahí se producen. La fábrica era una enorme y con un aspecto muy nuevo,  algo que para mí es extraño puesto a que todas las fábricas a mi punto de vista tienen un aspecto viejo. La razón por la cual me llevó por todos estos lugares se debe a que estoy interesado en una posible compra de acciones de aquellos laboratorios.

Al terminar este recorrido, le pregunté al señor si es que tomaba sus medicamentos de sus propios laboratorios, como una forma de hacer conversación puesto a que es una persona algo silenciosa y me dio la impresión de ser una de esas personas desapegadas de las cosas del mundo, un desapego que de alguna extraña forma les hace hacer las cosas de manera extraordinaria y fuera de lo común. Mis sospechas sobre esto fueron confirmadas cuando me contestó que él no utilizaba medicamentos desde hacia 10 años y que no pensaba tomarlos.

Había algo extraordinario e inspirador en su tranquilidad y en las respuestas que daba, así como las observaciones que otorgaba en la conversación. Me dijo  que en verdad no tenía sentido en pensar si las tomaría o no –las medicinas– en el futuro puesto que el futuro no existe y lo único que tenemos es hoy. Fue entonces cuando me di cuenta que estaba tratando en este momento con un verdadero estoico, quienes son tan pocos en nuestra sociedad puesto que todos hemos sido arrastrados por los matices de estos tiempos que no producen nada más que infelicidad.

El estoicismo es una corriente filosófica que nació en la antigua Grecia donde el objetivo era vivir una buena vida para así poder ayudar a otros a que hagan lo mismo y poder entonces tener un mundo próspero. Sin embargo, la buena vida de los estoicos distaba mucho de lo que muchas personas, tanto de aquellos tiempos como de los nuestros, consideran una buena vida. Esta, en la doctrina estoica,  es vivir siempre con virtud de donde proviene el único tipo de felicidad que es la felicidad que dicta la naturaleza. Las raíces de la felicidad para este grupo filosófico se encuentran en cosas simples pero duras como lo es el decir la verdad; cumplir las promesas que se dan ; tratar al prójimo con verdad y cortesía; no traicionar a quienes nos otorgan su confianza: esto es la fuente de felicidad de el estoicismo.

Una parte importantísima del estoicismo es el no quejarnos de lo que nos acontezca, particularmente de aquello sobre lo que no tengamos ningún tipo de control como lo son las tragedias donde siempre se debe de mantener el temple y entendimiento de que una guía mayúscula tiene la batuta.

Esta es una forma de vida difícil de llevar  aunque si bien llevada es lo mejor que uno puede hacer.

FUENTES: YouTube  

Read more

Con el paso del tiempo he aprendido que en esta vida uno no se puede dar el lujo de vivir en la zona de confort, en gran parte porque no se puede, el destino se va a encargar de ponerte pruebas en las que tenemos que demostrar de qué estamos hechos, demostrar que somos guerreros y que no nos dejaremos derribar por nada ni por nadie. Alguna vez leí (¿o escuché? No recuerdo, bien) que todos podemos aportar un granito de arena para ayudar a esas personas que están pasando lo mismo que tú. Que con el simple hecho de contar tu historia y que el lector se sienta identificado y comprenda que no está solo, estarás haciendo una gran diferencia. Así nace Atheneo.

Cuando leo sobre Atenas siempre pienso en un pasado de combatientes, de guerreros incansables, de estrategas. Así tenemos que ir por la vida. Preparados para afrontar cualquier eventualidad con garra y poder, pero siempre pensantes, analizando nuestros movimientos, pues cada decisión que tomemos tendrá consecuencias, positivas o negativas. Cualquiera de las dos tenemos que aceptarlas. Pero jamás debemos pensar que estamos solos, que a nadie le pasa lo mismo que a nosotros y que no hay forma de superar nuestros pensamientos negativos o lo malo por lo que estemos atravesando. Siempre hay alguien, un ejército que está dispuesto a apoyarnos.

Llamémosle familia, amigos, psicólogos o desconocidos con un blog. Yo quiero ser parte de ese ejército, que con mis anécdotas y vivencias pueda hacerte sentir acompañado, darte un poco de valor para levantarte e ir adelante, sin mirar atrás, pensando en todo lo bueno que podrías lograr si te decides a actuar, a dejar atrás el pesar y la negatividad. No te rindas, no eres el único que atraviesa por eso, a muchos ya nos pasó. Quizá con este sitio web pueda ayudarte, es mi mayor anhelo.

Read more

Pin It on Pinterest