Elegidos por su durabilidad y resistencia a la intemperie, los metales utilizados en la industria de la construcción cumplen una amplia gama de funciones.

Los más comunes son el acero al carbono, aluminio, tubos de cobre y acero inoxidable, cada uno con sus cualidades particulares y usos ideales.

En conjunto, estos metales son omnipresentes en el mundo de los edificios y la arquitectura, en aplicaciones tanto pequeñas como grandes.

El acero al carbono es una aleación que es muy apreciada en la industria de la construcción por su dureza y resistencia.

Por lo general, se usa para hacer vigas para armazones estructurales, como placa estructural para la construcción de carreteras y tubos rectangulares para armazones de camas soldadas y puentes.

También es un material de elección para hacer varillas y secciones estructurales huecas (HSS).

De hecho al mezclar carbón y hierro, el acero al carbono se clasifica en una escala de “leve” a “muy alta”, dependiendo de la cantidad de carbono presente en el metal.

El aluminio también se usa comúnmente en la industria porque es resistente a la corrosión, altamente conductivo y dúctil.

Debido a que es resistente a las inclemencias del tiempo, el metal se usa en ventanas, puertas y cables, así como en señalizaciones de exteriores y alumbrado público.

El metal se procesa en láminas, tubos y piezas fundidas, y también se utiliza para construir automóviles y camiones, así como bicicletas y embarcaciones marinas.

Los conductos de HVAC, los techos, las paredes y las manijas de aluminio también se encuentran con frecuencia en la industria de la construcción.

La tubería de cobre, que viene en dos tipos principales, se usa a menudo para construir tuberías en edificios.

La tubería rígida de cobre es ideal para tuberías de agua caliente y fría en edificios.

El cobre blando, por otro lado, se usa con frecuencia para hacer líneas de refrigerante en sistemas HVAC y bombas de calor.

El cobre es un metal dúctil y maleable resistente a la corrosión del agua y el suelo siendo a su vez reciclable.

El tubo de cobre también se suelda fácilmente, formando enlaces duraderos. Todas estas propiedades hacen que este metal sea ideal para las tuberías .

El acero inoxidable se encuentra entre uno de los materiales de construcción más antiguos conocidos.

Se usó para construir estructuras que aún permanecen en pie hoy en día, gracias a las propiedades de resistencia a la corrosión y a las manchas del metal.

Steel Printing Cylinders

Algunas de las estructuras arquitectónicas más famosas, como el Edificio Chrysler en la ciudad de Nueva York, confían en el acero inoxidable por su resistencia, durabilidad y fiabilidad.

El acero inoxidable es una aleación de varios metales diferentes, cuyas cantidades se pueden ajustar para crear diferentes grados de acero inoxidable con diferentes propiedades.

El grado más común es 301, que es dúctil y fácil de soldar. Se puede encontrar en techos, aplicaciones estructurales, barandillas, revestimientos arquitectónicos, así como en componentes de drenaje.

El acero al carbono, el aluminio, las tuberías de cobre y el acero inoxidable son metales duraderos y resistentes a la corrosión que se aplican con frecuencia en la industria de la construcción.

Estos metales forman desde marcos de puertas, tuberías y escaleras hasta autopistas.

Para más información visita Aceros Vimar

FUENTES: YouTube, Aceros Vimar, Reforma