Provengo de una familia de comerciantes siempre nos hemos dedicado a la venta de frutas y verduras en un local del mercado que se encuentra cerca de nuestro domicilio aunque en realidad el negocio era de mi madre doña Josefa, pero desgraciadamente hace cuatro años ella enfermo por ello tomo una decisión que platico con nosotros mis dos hermanos Gabriel y Fabián mi papá y yo; mis hermanos no tuvieron ningún inconveniente en decirle que ellos estaban de acuerdo en que fuese yo la que se quedara al frente del puesto, dado que decidieron irse a trabajar entonces Gaby ejercería su carrera de técnico electricista y a Fabián no le agrada mucho eso del comercio entonces tampoco quiso estar en él, por lo que mi padre tampoco se opuso a la decisión de mi mamá entonces en vida me heredo el negocio.

Durante los siguientes tres años trabaje muy duro dando mi mejor esfuerzo esto porque tenía el deseo de hacerle unas mejoras al local pues me parecía que se veía viejo y descuidado de modo que ahorre cada peso que pude para tal fin, por lo cual no tome un solo día de descanso durante ese tiempo y a finales del año pasado inicie mi propósito entonces contrate los servicios de un buen albañil que comenzó de inmediato los trabajos de remodelación; por este motivo surtía muy poca mercancía dado que no contaba con suficiente espacio y por obvias razones las ventas bajaron entonces un comerciante que me surte la fruta en el mercado de la central de abastos me cuestiono el porqué de mis pocas compras, le comente el motivo por lo que este me hizo la sugerencia que invirtiera un poco más en comprar una báscula electrónica ya que según él y basado en su experiencia de esa manera los clientes podían ver el costo del producto y el peso exacto y con ello obtendría la confianza total de la clientela pues al ver con sus propios ojos el peso y precio justo; así preferirían comprar en mi local y no a mi competencia, al escucharlo se me hizo ilógico pero aun así trate de ser amable y le agradecí su planteamiento aunque no le di importancia alguna.

Por la tarde llegue a casa después de un día de mucho ajetreo por estar surtiendo mi puesto además de andar buscando, comparando y comprando el material que requería el maestro albañil llegue muy cansada, me recosté un minuto sobre mi cama cuando de pronto recordé el consejo del compañero de modo que de inmediato me incorpore y me dirigí a la cocina buscando a mi mamá le platique lo que me había dicho el comerciante amigo mientras ella me calentaba algo para cenar también le dije que me parecía una tontería pues después de todo ya tenía mis clientes no creía necesario hacer ese gasto extra que obviamente no había previsto; pero a mi madre si le pareció buena idea y concluyo argumentando que de cualquier modo ya estaba haciendo todo por la remodelación pues no veía porque no intentarlo.

El proceso tardo poco más de dos meses pero quedo como nuevo me sentía satisfecha y esa misma semana reinauguramos el local a todas mis clientas les agrado el cambio y aunque al principio pensaban que por estar embellecido el local les iba a dar precios altos al colocar su mercancía en la báscula podían darse cuenta que no era así entonces conserve mis antiguas clientas y ahora tengo muchas más nuevas, siento una gran satisfacción personal por haber logrado una mejora que me llevo bastante tiempo lograr pero bien lo valió.

Si quieres más entra a La Casa de la Báscula

FUENTES: YouTube, La Casa de la Báscula, Interceramic