A diferencia de un arrendamiento financiero, el leasing o arrendamiento operativo no transfiere sustancialmente todos los riesgos y recompensas de la propiedad al arrendatario.

Por lo general, se ejecutará durante menos de la vida económica completa del activo y el arrendador esperaría que el activo tenga un valor de reventa al final del período de arrendamiento, conocido como el valor residual.

Este valor residual se pronostica al inicio del arrendamiento y el arrendador asume el riesgo de que el activo alcance este valor residual o no cuando el contrato llega a su fin.

Un arrendamiento operativo se encuentra más típicamente donde los activos tienen un valor residual, como aviones, vehículos, plantas y maquinaria de construcción.

El cliente obtiene el uso del activo durante el período de contrato acordado a cambio de los pagos de alquiler.

Estos pagos no cubren el costo total del activo como es el caso en un arrendamiento financiero.

Los arrendamientos operativos a veces incluyen otros servicios incorporados en el acuerdo, por ejemplo un acuerdo de mantenimiento del vehículo.

La propiedad del activo permanece con el arrendador y el activo será devuelto al final del arrendamiento, cuando la empresa arrendadora vuelva a contratar en otro contrato o lo venda para liberar el valor residual.

O bien, el arrendatario puede continuar alquilando el activo a un precio de mercado justo que se acordaría en ese momento.

Las reglamentaciones contables están bajo revisión, sin embargo, en la actualidad, los arrendamientos operativos son un arreglo fuera de balance y los arrendamientos financieros se encuentran en el balance general.

Con base en esto podemos ahora encontrar la diferencia sustancial entre un arrendamiento financiero con respecto a un arrendamiento operativo.

Esto es. la clasificación de un arrendamiento como arrendamiento financiero o como arrendamiento operativo se basa en si los riesgos y beneficios de la propiedad pasan al arrendatario. Esto puede ser subjetivo y es importante que el contrato de arrendamiento sea cuidadosamente revisado.

Entonces, resulta que dar una explicación simple no es tan simple.

Si hay algo que crees que necesita tener mayor claridad lo mejor que puedes hacer es preguntar directamente a una empresa arrendadora.

Este tipo de empresas como bien podrás percibir, conocen a la perfección los diferentes tipos de leasing que existen y a los cuales tienes acceso.

De hecho, al ponerte en contacto con un asesor te brindará la información precisa además de abrirte mejor el panorama.

Unifin es una empresa a donde te puedes acercar y realizar todas tus preguntas y sus asesores estarán prontos a orientarte.

Una vez que todo está en claro, el siguiente paso es tomar la decisión y esto dará pie para firmar un contrato de arrendamiento.

Este también es un proceso delicado en el que debes tener mucho cuidado para que todo quede en claro sobre cómo inicia tu arrendamiento, qué cubre, quién paga qué, los seguros, mantenimientos, cierres, cuotas, garantías, etc.

Así que no dudes en hablar francamente con tu asesor para que este proceso sea benéfico para tu negocio.

FUENTE: YouTube  Unifin    Gobierno de México