Soy una mujer que llego desde Guadalajara hace ya varios años con la firme idea de emprender su propio negocio y desde hace poco más de un año inaugure mi pequeño restaurante, afortunadamente me ha ido bien no me quejo puesto que hemos logrado que este se mantenga a flote; pero estoy convencida que gracias a los conductores que no respetan el área de estacionamiento privado para uso exclusivo de mis clientes es el motivo por el cual mi clientela no ha aumentado ya que en más de una ocasión me han llegado a comentar precisamente mis comensales que por la falta de un espacio para dejar su coche es por lo que se van a comer a otro lugar.

Cuando recién comencé con el servicio no me importo que ocuparan el espacio a pesar de que no consumieran y la primera vez que escuche ese argumento trate de tomarlo con mucha calma mande a pintar en el suelo la frase estacionamiento exclusivo del restaurante, pero no obtuve ningún resultado positivo con esta medida dado que nuevamente en dos o tres ocasiones más me hicieron el mismo comentario por lo que ahora si me decidí darle una solución a está molesta situación. Primero saque unas cajas de madera las cuales tiraron y arrollaron con el mismo carro hasta dejarlas desarmadas, un día intente estar al pendiente desde la hora de abrir el negocio y permitirle utilizar el espacio solo a las personas para quienes estaba destinado el mismo, pero fue realmente agotador e imposible, tengo muchas cosas que hacer y no puedo estar todo el tiempo sentada cual perro en ventana para ladrar cuando llegue un extraño, sí, sé que se escucha muy mal esta comparación pero verdaderamente esta no fue buena opción, luego se me ocurrió la brillante idea de rellenar los botes de chiles que no ocupamos con cemento, pero eso tampoco sirvió para absolutamente nada, sobra decir que nada de lo que intente resulto.

Una tarde un amigo mío me invito a salir, me llevo a un muy pequeño canta-bar el lugar era divinamente hermoso, acogedor, la decoración simplemente de buen gusto, tenía un buen ambiente musical y el servicio fue excelente, pero yo estaba agotada no tenía animo como para estar sentada ahí, definitivamente era la peor compañía esa noche, Gustavo y yo comenzamos a platicar le comente acerca de mi problema y sobre las múltiples penosas y fastidiosas soluciones que había intentado, por lo que me sugirió visitar el negocio de su primo ya que este se dedica a la venta de trafitambos me explico lo útiles que son, y que con ellos se sobre entenderá que el lugar no es estacionamiento público y continuo diciendo que comprara un par de objetos para colocarlos en la entrada del estacionamiento además claro necesitaba un viene, viene que me apoyara para moverlos cuando fuese necesario para el acceso o salida de clientes. Esta me pareció una muy buena idea de modo que al dia siguiente le pedí que me acompañara a comprarlos.

 

Apenas ha trascurrido un mes desde que implemente el control de entradas y salidas pero las ventas han incrementado exageradamente pues tan solo en este tiempo he conseguido que cada día se igualen los ingresos al día de la inauguración y todo gracias a mí amigo Gus. Claro sin demeritar que tengo al mejor equipo de trabajadores en mi cocina puesto que mi chef tiene un súper sazón además todas mis meseras han sido muy bien capacitadas; verdaderamente esta no solo fue una sencilla solución sino que además le ha dado cierta imagen de exclusividad al negocio.

Si quieres saber más entra a Señales Vimar 

FUENTES: YouTube, Decoratrix , Señales Vimar