En un sombrío lunes por la mañana, mi equipo comenzó a compartir algunas formas innovadoras de aumentar la motivación y la productividad.

Cuando estás creando una empresa de tecnología destinada a ofrecer ambas cosas, es fundamental mantenerse al tanto de las últimas tendencias de salud mental y conductual.

Esperaba ver cosas experimentales, de alta tecnología, de realidad virtual, pero en cambio miré la pantalla y una palabra saltó… risa.

No es sorprendente.

Lo que sorprendió, es lo poco que realmente lo hacemos.

Una revista a la que se hace referencia en Psychology Today señaló que el niño promedio de cuatro años se ríe 300-400 veces al día. Mientras que el promedio de 40 años de edad… solo cuatro.

Si estas estadísticas no te alarman, entonces vamos a dar un paso más.

La investigación muestra que la risa está clínicamente probada para reducir los niveles de hormonas del estrés como el cortisol, la epinefrina y la dopamina.

Al hacer esto se aumentan las hormonas que mejoran la salud (como las endorfinas) y los anticuerpos que combaten las infecciones y mejora el flujo de sangre al corazón.

Cuando se aumenta las hormonas que mejoran la salud da como resultado una mayor relajación, resistencia a la enfermedad, un mejor estado de ánimo y una perspectiva positiva mayor que una oleada de gustos ante unas fotos o memes que puedas estar viendo (a menos que te hagan reír).

En caso de que tu salud personal no sea motivo suficiente para comenzar a reírte en este momento, aquí hay una más.

Reírte puede hacerte más productivo.

Según un estudio realizado, es más probable que las personas sean mejores en la resolución de problemas si están de mejor humor.

Los investigadores compararon su rendimiento después de ver un video divertido y otro después de ver un video que induce a la ansiedad.

Como era de esperarse, “resolvieron más problemas con ideas boyantes” después de reírse por un tiempo.

Y esto lo podemos validar cuando vemos las historias por las que han pasado muchas de las empresas ahora globales cuando se enfrentaban a retos para mantenerse a flote o presentar un producto innovador.

En sí, una compañía innovadora no es necesariamente aquella que ofrece el último descubrimiento de ciencia… sencillamente una compañía innovadora es aquella que encuentra y presenta un cambio que introduce novedades.

En estos días vi la serie de documentales sobre las historias de los juguetes más representativos del siglo pasado que dejaron huella en millones de niños, me refiero a Lego, GI Joe, La Barbie, Star Wars entre otros.

Pensar que en el mundo de los juguetes todo debería ser como un centro de diversiones y por el contrario, suele ser un campo con muchas minas de incertidumbre.

Entre los muchos personajes entrevistados se escuchaba la necesidad de encontrar “ese” juguete que los impulsara y al observar la forma en cómo enfrentaban el problema, muchas de las soluciones las encontraban en una actitud “chusca”, ya sea entre risas, bromas, haciendo o diciendo tonterías.

Esto nos lleva entonces a refrendar que, cuando se está ante la dinámica de ser creativos… es hacerlo sin camisa de fuerza.

[REFERENCIAS: YouTube || Grupo Bimbo || Medline Plus]