Con el aumento de la transmisión en vivo y la democratización de los mensajes contextuales, las marcas han tenido cada vez más éxito en la creación de campañas únicas, flexibles y receptivas.

Las campañas que reaccionan al mercado en tiempo real brindan a los consumidores contenido útil y ayudan a las marcas a establecer conexiones genuinas y conversaciones bidireccionales con su audiencia.

La creciente implementación de estas tecnologías ha enfatizado el impacto no solo en el marketing digital, también ha tenido su impacto en la publicidad en exteriores.

En 2018, vemos a los anunciantes expandir aún más los límites de la integración de datos, no solo en la planificación, sino también en las ejecuciones creativas que brindan contenido contextual.

Esperamos con interés ver a los anunciantes alejarse de los datos meteorológicos y de ubicación e integrar fuentes de datos cada vez más dinámicas, personalizadas y adecuadas.

Ya sea la disponibilidad de productos receptivos, la ubicación inteligente por proximidad o las estrategias móviles integradas.

Esto trae por consiguiente nuevas tendencias:

  • Dependiendo del mercado, la proliferación de NFC, Beacons, Realidad Aumentada y códigos QR… les permite a los mercadólogos encontrarse estratégicamente con consumidores en movimiento que buscan gratificación instantánea y los llevan al punto de venta (ya sea en la tienda o en el móvil), impulsar tráfico y entrega de ventas a corto plazo.
  • La integración de las estrategias de marketing de dispositivos móviles y publicidad en exteriores ofrecen más que solo ventajas comerciales. Estas campañas ofrecen interactividad personalizada y una experiencia de marca más memorable y útil en la etapa de interés del embudo de ventas.
  • Las campañas integradas al móvil permiten a las marcas medir mejor la efectividad de las campañas y utilizar los datos para comprender el comportamiento de la audiencia y, por lo tanto, ofrecer mejores experiencias de marca en el futuro.

En 2018, vemos un uso cada vez más avanzado de los datos tanto en marketing móvil como en la publicidad urbana y una integración más estrecha de los dos medios.

En lugar de dividir la planificación de sus campañas entre diferentes canales, los anunciantes se centrarán más en las necesidades de los consumidores en las diferentes etapas de sus viajes diarios.

Al definir objetivos más claros para cada uno de los dos medios, personalizarán el contenido de cada canal para ofrecer mensajes realmente contextuales, receptivos y útiles para los consumidores.

En 2017, fue genial ver más categorías de productos profundizando en campañas interactivas, dinámicas y de soluciones creativas, que incluyen tecnología, turismo y restaurantes.

Para este 2018 se espera ver una gama aún más diversa de categorías de productos que abarquen oportunidades de mensajes dinámicos, desde minoristas de alimentos aprovechando sus datos de ventas hasta marcas de lujo que ofrecen contenido y experiencias más personalizadas sobre mensajes tradicionalmente enfocados en imágenes.

Estamos seguros de que 2018 será un año en el que más marcas ampliarán los límites de sus estrategias de marketing y harán que los datos trabajen más en el medio, y a su vez ayudarán a desarrollar el canal de comunicación en general.

Para saber más de este tema entra a UMI

FUENTES: YouTube, UMI, La Cultura del Marketing