Entre mis diversos Congresos México y junto con mi rutina normal de coaching en donde el hablar y escribir son mí día a día, mi gran proyecto este verano ha sido tomar un curso de 200 horas para convertirse en un instructor de yoga certificado.

Si bien no planeo arrojar todo lo demás y comenzar a enseñar yoga a tiempo completo, ha sido una gran experiencia: esclarecedora, desafiante y humillante al mismo tiempo.

Y me complace informar que finaliza la próxima semana.

Ha sido divertido, pero será bueno recuperar mis fines de semana.

Fuentes: YouTube, WOBI y Psicología y mente  || Aprende más en el siguiente enlace WOBI

Pasé una buena parte de este fin de semana pasado trabajando en la versión para llevar a casa del examen final.

Se trata de cómo relajarse puede salvar tu vida. Aquí te comparto un poco de lo aprendido.

Tu sistema nervioso simpático es responsable de mantener tu cuerpo alerta y listo para entrar en acción.

Desde un punto de vista evolutivo, es donde reside la respuesta de lucha o huida.

Cuando una parte del cerebro llamada amígdala siente una amenaza, libera neuroquímicos y hormonas que activan las partes del cuerpo necesarias para responder a una amenaza y reduce la actividad en partes del cuerpo, como el tracto digestivo y el sistema inmunitario.

Estos son menos importantes para hacer frente a una amenaza física inmediata.

Todo eso fue realmente útil cuando la amenaza diaria a la vida podía incluir al tigre diente de sable queriendo saltar desde una roca hacia su presa.

Es menos útil cuando la respuesta de lucha o huida se activa por las presiones diarias de la vida moderna.

El gran problema es cuando los factores estresantes siguen llegando tan rápido y furioso que tu respuesta de lucha o huida permanece encendida más o menos todo el tiempo.

El impacto a largo plazo de eso puede literalmente poner en peligro la vida.

La buena noticia es que también venimos equipados con un sistema nervioso parasimpático (SNP).

La activación del PNS es la clave para relajarse y salir de la lucha crónica o el modo de vuelo.

La respuesta parasimpática puede reducir el aumento en la presión sanguínea que resulta del estrés y también hace que los sistemas digestivo, reproductivo e inmune vuelvan a un estado de equilibrio.

¿Qué puedes hacer para traer el PNS en línea? Aquí hay tres cosas simples que puedes hacer hoy. Pruebe con uno de ellos la próxima vez que notes que necesitar literalmente… un respiro:

  1. a) Respirar

Unos minutos de profunda respiración intencional pueden presionar el botón de reinicio de una forma muy positiva.

Concéntrate más en las exhalaciones que en las inhalaciones y observe cuál es el impacto en tu termostato.

  1. b) Estirar

Tu cuerpo termina soportando mucha de la tensión que crea la respuesta de lucha o huida. (tus hombros, la mandíbula y el intestino son lugares obvios).

Cinco minutos o menos de estiramientos buenos pueden ayudarte a deshacerte de los pliegues y encender el SNP al mismo tiempo.

  1. c) Caminar

Cuando notes que lo que sea que estés trabajando te estresa, esa es una buena señal para dar un paseo literal o figurativo.

Ve a hacer otra cosa durante 15 minutos que no tiene nada que ver con lo que has estado haciendo.

Si haces un poco de respiración profunda al mismo tiempo, es probable que tu PNS haga tu trabajo y te ayude a relajarte un poco.

Aprender a relajarse no solo puede salvarte la vida, sino que puede ayudarte a ser un mejor y más consciente líder.

¿Qué haces para relajarte cuando tu respuesta de lucha o huida está a toda marcha?